MANS (I y II)

MANOS HECHAS A MANO



Manos que inventan mis manos

manos para abrazar sin manos,

con solo la red repleta de tus dedos

Manos que dominais hachas

que traducis el hábito de las ramas

su locuaz arrebato con las alas y sus nidos

Manos que soportáis ignorancia

de los cielos a la hora del crepúsculo

Manos tozudas como niños

atareados en desnudar los besos

sino zarpazos o los suaves abecedarios

de estar solos con un animal entre los dedos

manos mensajeras de vuelo certero

al corazón de la fruta cuando callas

Endurecidas alforjas de la calma

si ella solo con los labios sueña

Manos de marear derrotas amarrar

cabos surcar el silencio hasta si

hasta alcanzar la rosa de los vientos

y sus bellísimos destrozos de espuma

Manos que a las heridas dais cobijo

y jamás dudais en acompañar mis ojos

cuando los adioses son trenes dibujados

en los tendales de estar solo

Manos que recogéis las mondas de la luz

y repartis el resto con la siembra

y si es abril ya todo es vaso y mesa

y descansais dejando a las herramientas

los talleres de la partida y el silencio.

Manos feroces tomando las estribaciones

del amor como una colina perpetua

Sucumbiendo con todo el cuerpo por delante

una vez alcanzada la lunar explanada

donde los dedos políglotas fundan oasis

e intercambian lenguas como datiles

Y al final manos simples y humildes

tecleteais los tactos y fundais alfabetos

en los lechos oscuros regresando fieles

siempre fieles y sin embargo os laváis las manos

antes de cerrar el libro abierto en su regazo.






MANOS (II)


Ellas son las que saben 
las que conocen el tamaño de la vida
las que palpan el origen y la tierra
las que conocen la textura de la verdad
Ellas jamas miran de lejos
la bondad del mundo
Sopesan la ternura
como quien da forma al sueño
abiertas mecen las fatigas
Moldean la esperanza y hacen los días
desde la mañana a la noche
Cerradas guardan la rabia
o como animales heridos se doblan
y golpean derrotadas, y salvajes
adoran la piel de los besos
se posan como si todas las aves
y adoran el pan el vaso los alimentos
que ellas tallan, anónimas
renuncian al alboroto de los ojos
y siempre echan una mano 
a veces matan y golpean y cuentan 
con los dedos para las perdidas
los adioses escavados por ellas
en la tierra o en el aire sí regresan
Son furtivas y se adelantan a la lengua
en las incursiones húmedas
en las tupidas oquedades del deseo
y retozan con sus cinco sentidos
cuando alcanzan las charquitas y sus vocales
jamas olvidan el camino que las lleva
a las fuentes de tu nilo escondido 
Este poema los escribo sin manos
y son funambulista por un momento
para que descansen leyendo este poema
y disfruten de su sagrado insomnio.
Y vosotros no olvidéis que cómo dioses 
tenemos la vida en nuestras manos




Elas son as que saben 
as que coñecen o tamaño da vida
as que palpan a orixe e a terra
as que coñecen a textura da verdade
Elas jamas miran de lonxe
a bondade do mundo
Sopesan a tenrura
como quen dá forma ao soño
abertas mecen fatígalas
Moldean a esperanza e fan os días
desde a mañá á noite
Pechadas gardan a rabia
ou como animais feridos dóbranse
e golpean derrotadas, e salvaxes
adoran a pel dos bicos
póusanse coma se todas as aves
e adoran o pan o vaso os alimentos
que elas tallan, anónimas
renuncian ao alboroto dos ollos
e sempre botan unha man 
ás veces matan e golpean e contan 
cos dedos para as perdidas
os adeuses escavados por elas
na terra ou no aire si regresan
Son furtivas e adiántanse á lingua
nas incursiones húmidas
nas tupidas oquedades do desexo
e retozan cos seus cinco sentidos
cando alcanzan as charquitas e as súas vocales
jamas esquecen o camiño que as leva
ás fontes da túa nilo escondido 
Este poema escríboos sen mans
e son funambulista por un momento
para que descansen lendo este poema
e gocen do seu sagrado insomnio.
E vós non esquezades que como deuses 
temos a vida nas nosas mans.

xoves 30 outubro 2014

En poesia salvaxe | Sen comentarios | Permalink






Enviar un comentario

Nome:
Correo electrónico:
URL:
O teu comentario:

sintaxe html: deshabilitado
Greenpeace. Eu son Antinuclear